“Mientras Dure”, una obra de Diego Doello

Con el correr de los años hay nombres que se van imponiendo en el “teatro under” como a algunos les gusta mencionar a determinadas obras, que tienen un público muy fiel. Diego Doello es uno de estos ejemplos, quién realiza un promedio de tres obras por año y con temáticas muy diferentes. En esta oportunidad, levantó el telón de “Mientras Dure”, una historia que transcurre en un ascensor, en donde seis hombres se encuentran allí por diferentes motivos laborales.

El Teatro Porteño es el marco para darle vida a la obra que cuenta con seis actores. El rol principal es de Cristian Kara, quién interpreta a un chico que padece claustrofobia y que se atiende con su doctor para controlar sus miedos. Al no poder salir de dicho ascensor, deberá resistir lo máximo que pueda. Un personaje sumamente logrado, que pasa por todos los estadios dentro de la comedia, hasta logra emocionar. Sin dudas una muy buena apuesta para un actor joven que pisa fuerte.

Diego Crevacuore personifica al famoso “chupamedias” del jefe de la fábrica. Otro actor fetiche de Doello con el que el año pasado hizo “Bullying”, presenta un desafío actoral interesante. Nunca salido de personaje, logra llevarse varias carcajadas del público en momentos tragicómicos que levantan a la platea. Otro ejemplo es el de Mauro Angemi, quién encarna al famoso doctor del chico que tiene fobia a los ascensores. Es otro actor reconocido que participó en diferentes puestas durante los últimos años, y que ahora afortunadamente se animó a volver a la comedia, ya que venía de hacer “La del tercero A”, un policial también en Calle Corrientes. Su rol es fundamental durante la mayoría de la obra.

El programa de Canal 9 “Combate” sirve también como semillero para los nuevos actores. Agustín Ríos es uno de esos casos. El cordobés que tuvo un fugaz paso por el reality de juegos, se sube al escenario a interpretar justamente a un empleado cordobés que a nivel libreto, presenta los mejores remates de la comedia. Con soltura y gracia, Agustín consigue darle un aire fresco y divertido a la historia. Su compañero de aventuras lo personifica Nicolás Figueroa, también muy divertido el ida y vuelta que se genera entre ellos, ambos amigos de toda la vida en la historia. Otro desafío personal el de Nicolás ya que es su primer obra de teatro en Calle Corrientes y está a la altura.

Cierra la partida pero no por eso es menos importante Ezequiel Lapido, el dueño del establecimiento que tiene un personaje para jugar bastante en la historia. Al igual que el interpretado por Crevacuore, comienza de una manera en la obra y terminan de otra. En 2015 Ezequiel también pasó por otra obra de Diego Doello y se suma a la lista de actores favoritos del autor y director. Una comedia para ir con amigos, con pareja o en familia, se disfruta de igual manera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *