H de Hotel, en Laboratorio Marte

«H de Hotel» rompe con cualquier estructura conocida anteriormente de teatro. Una historia conocida pero nunca abortada desde esta perspectiva. Laboratorio Marte es un lugar ideal para jugar, mejor dicho, para actuar jugando. Dos familias de distintas clases sociales se encuentran forzosamente en el hall de un Hotel Boutique.

Cada familiar es muy distinto al otro, y en ese abanico de personalidades, siempre hay algunas que resaltan más que otras. No es este el caso, sino que cada uno de ellos tiene su momento para lucirse. Bailan, cantan, actúan, interpretan y se divierten. El público es el gran protagonista de la noche, ya que participan activamente como invitados a las bodas de oro de los abuelos de la familia Sosa y Bragatti.

Bajo la dirección de Leo Bosio y Sabrina Macchi, nueve actores se lucen en «H de Hotel». Jose Giménez Zapiola vuelve a demostrar su versatilidad en un escenario. Este joven actor con un futuro prometedor, se pone en la piel de un canchero de la high society, que se compra al público desde sus primeras palabras. Lo mismo pasa con Juan Pablo Brianza, quién recibe a cada uno de los espectadores en el hotel, y con sus latiguillos y expresiones se lleva grandes carcajadas del público.

Juan Cruz Cancheff maneja muy bien una de las partes más complicadas del espectáculo: La Improvisación. Si bien todos los personajes tienen interacción con la gente en todo momento, en su caso se pone a conversar de los distintos oficios que pueden sugerirle en la platea y lo hace con un gran carisma y oficio. Yana Iglesias vuelve a demostrar que está yendo por el camino correcto, ya que se destaca como una intermediaria de ambas familias, y pone todo su sex-appeal para brillar en su rol.

El personaje que encarna Paula Vautier es quizá uno de los más divertidos del show. Es distinto, y hace que el público se ria con cada movimiento, cara, o acción que haga aunque no abra la boca. Martina Canziani, hermana del personaje de Paula, también tiene salidas muy graciosas y genera empatía con los espectadores. Gonzalo Berger le da vida a uno de los individuos más significantes de la historia. Atento, siempre en personaje y con una gran cuota de misterio, brilla al igual que sus compañeros en reiteradas oportunidades.

Ignacio Arnaldi y Jefersson Valera tienen dos de los roles más cómicos de «H de Hotel«. Si bien interpretan a personalidades muy distintas, tienen en común el no quedarse quietos en ningún momento dentro de la comedia. Llevan el grotesco a lo más alto y juegan todo el tiempo. Un espectáculo para reírse desde el comienzo hasta el final, y sin dejar de sorprenderte en ningún minuto.

Se presentan todos los jueves a las 21 en Laboratorio Marte (Arévalo 1473).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.